Ingresa el Sol en Escorpio, ciclo del 22 de octubre al 22 de noviembre, oponiendose a Urano Tauro y cuadrando con Júpiter y Saturno en Acuario. Todo el mes tendremos una fuerte tensión en la Cruz Fija del zodíaco.

Vamos siguiendo el Camino del Sol, centro de nuestro sistema planetario, Faro de Evolución y Despertar de Consciencia.

Escorpio es el signo de la oscuridad, de todo lo que habita en las profundidades de nuestro psiquismo. Escorpio nos conecta con la pulsión más intensa, nos enseña a visibilizar la raíz de nuestros miedos y emociones ocultas, tomemos la chance de actualizar la forma en que metabolizamos, habitamos, digerimos, movemos y transformamos lo que sentimos en Cuerpx y Alma.

Escorpio es el proceso alquímico de adentrarnos en las sombras, de transmutar lo inconsciente en consciencia pura y la posibilidad de descubrir el tesoro de la sabiduría emocional que deviene si nos comprometemos a atravesar el proceso en todas sus fases.

Dentro de todes y cada une de nosotres, habita un otre, una versión que aún no re-conocemos como propia, estamos yendo al encuentro de ese «otre interno», el destino invita, el ego resiste, hay una lucha interna, más la consciencia avanza y se dedica a iluminar la «cajita negra» de lo que no nos atrevíamos a mirar y que urge sanar.

Lo negado tiene demasiado poder en nuestras vidas y es ese poder lo que vamos a re-conquistar.
En lo reprimido se esconde un gran potencial a explorar e incluir, toca atravesar ese túnel, abrámonos a recibir la data, comprendiendo que eso que tanto evitamos ahora está viniendo a insistir con más fuerza.
El encuentro es inevitable, vamos a desenmascarar, es ahora que tenemos acceso a la Medicina del Ser Esencial, más necesitaremos de nuestra fuerza de voluntad para quitarnos los velos y poder mirar.

Hola Sombra, Bienvenida!
Gracias por enseñarme a ver lo que me queda aún por liberar, entiendo que venis a ayudarme a crecer, transformar y renacer hacia una nueva versión de mí. Te acepto, te veo, me veo, me siento. Me encuentro con partes, modos, actitudes en mi que no reconocía como propias, me duele descubrirlas y me siento tan vulnerable, más a la vez esta revelación me despierta y me llena de coraje para avanzar, porque si ese dolor no me es ajeno, si puedo reconocerlo, entonces también puedo implicarme en sanar. Lo que descubramos nos va a incomodar, necesitamos estar comprometides con nosotres, maternándonos a full en todo el proceso de trabajo e introspección. Abramos espacios de intimidad para dejar que la emoción circule, que me atraviese y libere, vamos dejando de reprimir y controlar. Este encuentro profundo y sincero es la desintoxicación que habilitará el despliegue del Alma.

Observa tu carta natal, en qué casas vibra esta energía? Tenés planetas en Escorpio? y en Tauro?
En siguiente escala, podemos ver como trabajar el área Leo y Acuario.

les leo, les abrazo
Agu