Estos días la Luna creciente transita Escorpio, mostrandonos una previa de lo que será el Eclipse que ya esta por llegar.

La Sombra, el lado oscuro, lo que no queremos ver de nosotres mismes, porque duele y no sabemos como atravesar, entonces es más fácil ponerlo afuera, proyectarlo, es le otre quien daña y  tiene la culpa de lo que sucede.

Estos son días para sentir profundamente, para entrar en intimidad con une misme, reconocer los miedos, mirarlos de frente, rencontrarnos con fantasmas y mounstros que habiamos dejado bajo la alfombra.

En el viaje de la Conscienca es fundamental entrar en vinculo y reconocimiento con la propia sombra, es ella quien nos ayuda a liberarnos de juicios y prejuicios que usamos para etiquetar, tanto a nosotres mismes como les otres.

En este mundo occidental nos enseñan a admirar la Luz, a creernos que solo debemos ser lo mejor, lo que queda bonito, a tapar el dolor, a que si estamos tristes no se note, a escondernos detrás de fachadas superficiales, pero es imprescindible ir al encuentro con la totalidad de nuestro ser auténtico y para que haya Luz, siempre hay Sombra, para descubrir mi talento y lo que amo en mi, es necesario conocer mis miedos, mis mecanismos evasivos y la tendencia al auto-boicot.
Si estamos en el camino del autoconocimiento, hay senderos que son más oscuros, engorrosos, difíciles y no hay chance de saltearlos, hemos de pasar por alli. Esto implica reconocer lo que nos duele y no queremos ser, pero lo somos, observar acciones que no nos dan paz, pero que aun así las seguimos ejecutando, tomar consciencia de lo inconscientes que somos es un paso clave en el proceso, toca abandonar máscaras, identificaciones y tener el coraje y la humildad para reconocer este lado sombrío, denso, destructivo como propios, para luego descubrir como dejarlo morir, como soltar para renacer.

La evolución personal sucede cuando exploramos en esas temáticas donde nos sentimos más vulnerables, todo lo que la sociedad nos dijo que era tabu, que no queda bien, que es mejor ocultar, tematicas como la angustia, la incertidumbre, la muerte, la sexualidad, el abuso, las adicciones, las compulsiones, todo eso que no se dice pero se siente latir intensamente. Recordemos la ley del espejo, todo aquello que señalamos, juzgamos y rechazamos en otres, es en verdad lo que ocultamos hasta de nosotres mismes, la sombra, es parte esencial de la Vida y es aún un gran aprendisaje pendiente para la Humanidad, el momento Nigredo en Alquimia, la noche oscura del Alma y solo a traves de la integración del veneno es que descubriremos la medicina y la resiliencia para transformar nuestra Realidad.

Agus