Siento, soy Humanx, siento todo, puedo sentir lo que me alegra, lo que me duele, lo que me cuesta, lo que me fluye, sentires que me conectan tanto con mi fortaleza como con mi vulnerabilidad. SÍ!  SIENTO UN MONTÓN!

Hay emociones que nos encierran, que nos confrontan, a veces las evadimos más siempre las vemos volver como un boomerang, más si nos damos espacio para conectar, descubrimos que cuando las abrazamos, las habitamos y atendemos aquello que nos quieren mostrar, ellas nos enseñan lo que necesitamos sanar, soltar y liberar para poder continuar con nuestro crecimiento personal y vincular.

La Luna y el signo de Cáncer representan al arquetipo de la «Gran Madre», esa energía que gesta, abriga, brinda, nutre, cuida, cria, protege, conoce, atiende y satisface las necesidades emocionales más profundas del Ser.
Sucede que el arquetipo que hemos construido socialmente es un recorte, una energía que en algún momento encarno mi madre, mi padre y esas personas que me anidaron cuando era bebe más ahora de adultes ya no podemos seguir buscándola afuera, demandándola a capricho, nos toca cultivar esa cualidad nutricia y cuidadora en nosotres mismes, para luego aprender a compartir sin depender, a dar sin pedir, a recibir sin deber.

Ser conscientes y estar conectades con esa función maternante se trata de conocer las necesidades actuales, de acompañarlas y ver como a medida que crecemos algunas van cambiando y necesitan actualizarse, y otras siguen siendo las mismas de siempre, para lo cual es fundamental darme espacio de intimidad y escucha amorosa.
Es clave descubrir que recursos y herramientas tengo a mano y cuáles aún necesito desarrollar para mi bienestar y calma.
Esto de cuidar y atender aplica primero a mi niñe interior y ese vínculo luego replica tanto en un hije fisicx, como en un emprendimiento, proyecto, relación, trabajo, relaciones, pareja, animales, compañeres, amigues y plantas.
Podemos y necesitamos nutrir todo aquello que nos conecte con el amor y la paz interior.

La Luna menguando en Cáncer, oponiéndose a Saturno, Júpiter y Plutón en Capricornio, tocando puntos neurálgicos en nuestro proceso emocional que viene de-construyéndose y pidiendo actualizar nuestras necesidades y resignificar nuestras metas.

Cómo están habitando su proceso? como se maternan? tienen planetas en cáncer?

Yo soy Mercurio en Cáncer.

les leo, le abrazo

Agus