Podemos vivir la incertidumbre de estos días como un freno, puede ser muy angustiante, pero también, si calamos más hondo, en algún lugar ya lo sabíamos: No controlamos nada.
Existe un Orden infinitamente más grande que yo como Individux y que la misma Especie Humana, pero el ego tiembla ante esta información, nuestra parte más inmadura se encapricha y patalea si no obtiene lo que quiere o cree necesitar. Ya en varias oportunidades hemos intentado ocultarla, controlarla, ponerle etiqueta a todo y creer que ya lo habiamos definido y listo, es caso cerrado, pero el Ser profundamente sabe, siente, intuye que siempre fue así, que la Vida es impredecible, volátil, sútil, misteriosa, mágica. intensa y que tenemos la posibilidad de cargar con esta emoción como unyunque, o de observarla y usarla como trampolín, un empuje y motor para motivarnos a seguir adelante, a dar el salto.

Si ya ví esas cargas tan pesadas, de cumplir mandatos y deber ser, si puede sincerarme conmigo, abrazando mi vulnerabilidad, dejandome de latigar por lo que hoy no puedo hacer, si puedo soltar esa mochila, ahora puedo sentirme agradecidx por este proceso y darme la libertad de explorar, de abrirme a gente nueva, a aprendizajes, ideas y posibilidades.

Si me abro a buscar, a aprender, puedo encontrarme con experiencias que me entusiasman y despiertan mi lado más creativo. Gracias a esta Liberación viene el Insight, el salto de consciencia, la sensación de que Soy parte del Cosmos, dejo que me atraviese la Inteligencia de Vida y me animo a vivir, compartir, creer y crear.

La #Luna avanza en #Acuario y si me comprometo conmigo, con algo esencial para mi alma, me renuevo, siento que avanzo. Que no me demoro el obstaculo, fue más bien por esa dificultad que desperte y tome la chance de elegir ser Resiliente, tomando este desafío para afirmar que crezco y evoluciono. Salgo del verdadero encierro, mi cajita mental de ideas enquistadas, de juicios que me limitan y me alejan de les otres,  amplio mi mirada, abro la mente y perspectivas que antes ni creía posibles.

Siento que estoy conmigo, que puedo confiar en mi, entonces ya no le temo al cambio, a lo incierto, y hasta por momentos me entusiasma ese horizonte abierto lleno de oportunidad. La Vida me enseña constantemente que el Cambio es la única Constante. Entonces muto, me vacío, me vuelvo mas livianx, respiro profundo y permanezco en mi centro, me anclo en mi corazón, en el instante presente, me dejo llevar, visualizando un futuro sorprendente, más humanitario, cooperativo, empaticx, me inspiro en ese espacio tan abierto y luminoso donde todo es posible.

 

Agus